La Papa

papa1

 
 

En los cerros orientales de Bogotá, la papa es el cultivo más difundido, de ahí que sea tan importante conocer cómo cultivamos en forma agroecológica desde la Red de Los Verjones. Lo primero es entender que a la madre tierra hay que alimentarla, por lo cual son esenciales los abonos orgánicos, pues ellos incorporan al suelo los nutrientes que se retiran al cosechar los alimentos, aunque lo ideal sería que el mismo ecosistema los fuera recuperando.
La tierra la preparamos alimentándola, aplicando labranzas mínimas que eviten dañar la contextura del suelo, en lo posible sin usar maquinaria. Es fundamental para la preparación del cultivo incorporar microorganismos, pues se busca obtener un suelo vivo que contenga estos seres que dinamizan el flujo de nutrientes y evitan que la papa se enferme.

Para sembrar acostumbramos a hacer hoyos y a propagar semillas orgánicas nativas, lo que garantiza una buena producción y resistencia a plagas y enfermedades.
En Los Verjones existen más de 40 variedades nativas como un primer paso para la autonomía campesina. No todos sembramos orgánico, pero la comunidad campesina desea aumentar cada vez más este tipo de cultivos. Al sembrar, aplicamos abonos orgánicos, como la porquinaza (estiércol de cerdo), regamos cada hoyo con microorganismos nativos e introducimos las semillas en la tierra.
Durante el crecimiento se cubren las plantas y se les puede dar más alimento al suelo y a los cultivos. Utilizamos remedios caseros para el control de enfermedades y de plagas (Ver mas adelante las notas sobre las plagas), los alimentos quedan primero para el consumo de la familia y los excedentes se intercambian o comercializan.

Anuncios